« Nina, la niebla | Inicio | Verde, amarillo, anaranjado y rojo »

19 septiembre 2004

Comentarios

La Dama del Arco

Muralla,
Tú que siempre me has mirado con ojos especiales. Gracias... Besiños.

Mad,
¡Ay esa memoria! NO hay que ser tan drástico. A veces, incluso entre los peores recuerdos puede encontrarse algún tesoro escondido...
Besazos

Sergi,
No esperes a ser rico. Sueña ya con esa habitación árabe. De momento si quieres puedo empezar por regalarte unos cojines ...
Gracias cieliño por escribirme.
Besos arcoiris

Sergi

Pues si tu inspiración brotaba como agua de la fuente de los leones en aquél decorado y entre aquél rumor de bles fantasmas del pasado... imagina extraviarse a drede por los jardines de la Alhambra, ochocientos kilómetros al sur de tus manos.

Cuando sea rico (risas), me haré una habitacíon árabe, para recibir a los amigos, para leer recostado en varios cojines, para fumar del narguile y escuchar laúdes y djarboukas.

Por ahora mis actos de amor "sólo" (y nada menos) podrían reducirse a cosas intangibles, pero si fuera preciso y precioso, alzaría diez Taj Mahal, llegado el caso, por "Ella" (cuando asome su cabecita del lago turbio de la in cógnita).

Un estrujabrazo nostálgico de un eixampledretaire

;-P

mad

Llevo todo el día peleándome con mi conexión. NO he ganado yo, pero ya he dicho todos los improperios posibles, así que ahora sí puedo comentar aquí sin riesgos... ja, ja, ja
No recordaba esa historia, la verdad... Mi memoria selectiva -de hecho- había borrado el Edificio Alhambra entero...
Millones de besos

muralla

Queridiña: No me extraña que entre esas paredes que tienen que estar llenas de la energía de un gran amor, te salieran cuentos tan bonitos.
Un abrazo.Marmi

Los comentarios de esta entrada están cerrados.