« En pareja | Inicio | Ñuz, el fantasmuz »

19 octubre 2004

Comentarios

tanne

Aprender a querer es probablemente lo único importante. Casi tanto como aprender a pedir amor de aquellos que pueden dárnoslo o a saber regalarlo especialmente cuando alguién lo necesita. Ojalá nosotras no perdamos jamás el privilegio de intercambiarlo cada día, y algún atardecer contemplando la línea del horizonte.

nemomemini

No, Iris, ningún padre o madre debería tener que enterrar a un hijo suyo. No creo que exista un dolor como ese.

Besos.

nemomemini

No, Iris, ningún padre o madre debería tener que enterrar a un hijo suyo. No creo que exista un dolor como ese.

Besos.

Magda

Que bello conocer personas así, es un total privilegio. Reinvindica con la humanidad.

Un abrazo para ti.

jundet

Siempre he dado mucha importancia para ver cómo es una persona, al trato que tiene con la gente, pero especialmente con sus hijos. Creo que reflejan mucho de una persona y de ese Amor en estado Puro y libre. Personas como las que describes en tu texto no han dejado nunca de sorprenderme por su Grandeza incluso ante la más temible adversidad.
Desde aquí Iris te agradezco que nos recuerdes que entre nosotros existen tales Grandes personas.
Un abrazo,
mixinita

Los comentarios de esta entrada están cerrados.