« 23 de febrero | Inicio | Tormenta »

25 febrero 2005

Comentarios

Iris

Noctámbulo queridísimo,
Me alegra haber atrapado tu interés y haberte arrancado una sonrisa. Siempre es hermoso regalar motivos para sonreír, trataré de seguir consiguiéndolo.
Besos irisados

Iris

Rosa querida,
La moraleja de mis cuentos sale sin que yo lo pretenda, ya sabes tienen vida propia.
Gracias por tus palabras.
Muchos besos.

Iris

Yarince querido,
Me alegra que te gustara el cuento y sobre todo que te divirtiera. Una sonrisa tuya en estos días es un regalo de los dioses.
Besos con sonrisa.

Iris

Brisa queridísima,
La brisa que mueve mis olas es casi (sólo casi) tan dulce y tan tierna como tú. Gracias por tu visita.
Besos con brisa.

Iris

Egonauta querido,
Siempre he desconfiado yo también de las aguas calmas y lisas, por eso me gusta tanto mi Cantábrico.
El contrato firmado ya lo envié (revisa tus papeles) y el aval ... pues habrá que hablar con Muralla.
Besos con sabor a mar.

Iris

Roberto Zucco querido,
Soy adivina, según tus teorías. El cuento está escrito hace ya varios años, antes de que las olas de mi mar se tiñeran de negro.
Gracias, como siempre, por tus hermosas palabras.
Besos, muchos.

Iris

Roke querido,
Me alegra que te gustara el cuento. Ya envié la flecha...
Besos

Noctámbulo

Uno más de esos cuentos que atrapan el interés y no se pueden soltar. Una nueva sonrisa dibujada en mi rostro. Gracias por darme el motivo de sonreir.

Besos estrellados.

rosa

Iris, precioso cuento, ¡que poco cuidamos el mar!. Y que buena moraleja tiene tu cuento.
Besitos.

Yarince

Precioso cuento. Preciosos los nombres de las olas. Tu texto es tierno y divertido, lo he disfrutado muchísimo.

Brisa

Me ha gustado tanto como me has guiado entre esas olas, como me he mezclado con el mar, como me he dejado acariciar por la brisa de tus palabras, muy lindo, muy ecológico, muy recuerdo histórico.

Muchos besitos :)

Egonauta

Como buen navegante siempre lo he dicho.... Desconfía de las aguas calmas y lisas. Proa a la ola y salta la espuma.....

Un beso con espuma marina

Egonauta

PS:Sigo a la espera del contrato firmado y del aval de Muralla

Roberto Zucco

La cuestión que me asaltaba interiormente mientras leía tu texto era saber si estaba escrito antes o después de que todas las olas de Galicia se pusieran perdidas con el petróleo del Prestige. Si es antes, además de excelente escritora eres adivina. Si es después, eres cronista poética de una tragedia en prosa.
Cualquier opción realza tu bellísima narración.
Roberto Zucco, asesino relativo y amigo de sus amigos/as.

roke

¡Disfruté mucho tu cuento! Las primeras líneas me atraparon y luego ya no pude parar. Está muy lindo y la moraleja es tan sana... Un beso y que sigas escribiendo así. Cuando puedas mándame una flechita a mi blog... Chau!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.