« Una flecha rota | Inicio | Trilogía de Mary Stewart »

25 marzo 2005

Comentarios

Iris

Trini,
Muchísimas gracias por tu visita. Son casi siempre los estados de ánimo más extremos los que llenan nuestra inspiración. Está bien eso de quitarse las penas escribiendo, sigue haciéndolo.
Muchos besos

Zucco querido,
Sí que te imagino de protagonista de una película de Hitchcok, por ejemplo La ventana indiscreta, allí observando sin parar. Espero que no te hayan echado del trabajo, dímelo y hablo con tu jefe.
Besiños


Carmiña queridiña,
Los humanos tendemos a buscar siempre fuera de nosotros mismos a los posibles culpables y pocas veces miramos en nuestro interior. Es más fácil creer que el infierno es el otro.
Besiños


Egonauta, mi mago,
Ya sabes, Ariadna se cansó de tirar del hilo ...
Besos mágicos


Mixina queridísima,
Luz y oscuridad efectivamente son lo mismo aunque desde diferentes perspectivas.
Besos luminosos


Nemomemini querido,
Me alegra que te guste. Encantada de verte por aquí de nuevo.
Muchos besos


Rosa querida,
Me alegra haberte atrapado con mi relato. Espero seguir haciéndolo.
Muchos besos


Noctámbulo querido,
Efectivamente muchos prefieren inventar una realidad nueva que transformar la propia. Es una huida que casi nunca sale bien.
Besos irisados

Noctámbulo

Interesante relato querida Iris. Me hace pensar no solo en lo abrumador que un delirio así puede llegar a ser, sino en todas las personas que se inventan una realidad que nada tiene que ver con lo real. Excelente narración, para regresar y recorrerla de principio a fin una y otra vez.

Besos delirantes.

rosa

Iris, que interesante relato me tenido atrapada hasta el final, me ha gustado muchisimo.
Un abrazo.

nemomemini

Podría habérsele ocurrido también intentar emborracharlo hasta hacerlo derrumbarse. Después, al despertar, le habría contemplado en todo su patetismo hasta perderle completamente el miedo.

Pero es sólo una elucubracíon. Me gusta tal y como lo has escrito.

Besos, Dama ;)

mixina

Palabras nada ajenas, Dama!
Lucha infinita que a veces parece imposible de vencer...cuando crees haberle dominado y pareces estar ya despistado vuelve, y te vuelve a poner a prueba. Quiere saboraer hasta que punto afilaste las armas mientras él no estaba...
Pero, siempre he pensado que detrás de una extrema oscuridad, existe una increíble explosión de luz..detrás de una fuerte inseguridad se esconde una extrema seguridad...imbatible...
..aunque aún no se hayan dado cuenta Algunos..
(el libro que te presté habla de esa voz)
Besiños dulces

Egonauta

Todo eso pasa a consecuencia de una fundamental falta de educación. Conviene siempre que alguien nos presente a los desconocidos. Un simple: Aquí yo mismo.... y este es tu propia imagen, cuando se cruzó por primera vez con un espejo, hubiera salvado a nuestro hombre, que, como otros muchos, se desconocía totalmente. Lo de Ariadna es de juzgado de guardia; bien está que le proteste por ponerle el cuarto de baño perdido al no cerrar la mampara, pero que no le deje ir a la cama con su propia imagen...... ¡Desnudo bien ...pero no tanto!

Besos reconocibles a distancia

Egonauta

muralla

Muy bien contada la lucha con nosotros mismos, siempre nuestro gran enemigo si lo queremos así, y que por desgracia lo es muchas veces, aunque no queramos...
Uy, que miedo...
Bicos. Marmi.

Roberto Zucco

Tiene gracia: abandonado por todos, estos días de semana santa paseo por el pasillo de mi casa, llena de libros, con el lomo de "El Ser y la Nada" bien visible, fumando un cigarro, que siempre me parece el mismo cigarro. Llego al cuarto de baño, y en el espejo veo a un señor, con la barba crecida, que me mira atentamente, y que también fuma. Del cuarto de baño voy al ordenador. En la pantalla ese mismo señor con barba crecida me sigue mirando. Creo que soy el protagonista de una película de Hitchcok. El lunes comprobaré si me han echado del trabajo. Pero me temo que sí.

Trini

Hola gracias por tu visita a mi Blog.
Mañana con más tiempo me pasearé por la tuya , será un placer.

Con respecto a mi Prosa, bueno es una prosa con visos reales y muchos imaginados. Me gusta escribir de perdidas, nostalgias y recuerdos, no sé quizá suene triste pero me salen mejor.
Yo por el contrario de triste no tengo nada será que todas mis penas me las quito escribiendo y no tienen lugar dentro de mi.

UN beso y gracias mil

Los comentarios de esta entrada están cerrados.