« Encuentro | Inicio | El infierno es el otro »

22 marzo 2005

Comentarios

Iris

Mixina, Roberto Zucco, Grial, Muralla, Rosa, Jacinto,
Gracias a todos por vuestros comentarios. Ernest, mientras vivió, estuvo en la vida y en el corázón de muchos de nosotros. Su muerte, prematura e incomprensible, hizo que permaneciera ya para siempre en el corazón y en la memoria de millones de personas.
Y eso es únicamente mérito suyo, de su lucha incansable, de su Libertad.
Besos arcoiris para todos.

Jacinto

Todas las muertes son duras, innecesarias, tristes. Pero cuando la sinrazón se lleva por delante una vida es horrible, sea la de quien sea.
El ser humano tiende al olvido, que es uno de nuestros más graves pecados.
Gracias por traernos este trozo de Ernest Lluch a nuestra vida.
Gente como él hicieron un país mejor. Lástima que no lo suficiente para erradicar a los asesinos y su panda política.
saludos.
Jacinto

muralla

Recuerdo aquel día y lo increible que parecía la noticia. ¿Cómo podían haberlo matado a él, precisamente?
a un ser dialogante y que siempre había estado por el diálogo...
Es un asesinato más de los todos absurdos e incomprensibles.
Nos dejó su enseñanza de hombre bueno y eso nadie lo puede borrar.
Te quiero. Marmi.

Rosa

Gracias Iris, por este homenaje a Ernest Lluch, me uno a este recuerdo.Su muerte fue un mazazo para todos los que le admirabamos. Una muerte inutil como tantas, de un hombre integro que se confió demasiado.
Un beso fuerte

Grial

No creo que pueda aportar nada sobre Ernest, pero creo que fue una persona que destacó tanto por su inteligencia y tolerancia como por su búsqueda de la paz..
Buen post
Un beso

Roberto Zucco

Me emociona el recuerdo de este hombre, a quien no conocí. Hay nombres en la triste y larga lista de muertos a manos de ETA, que, por una razón o por otra, su recuerdo nos emociona más. Desgraciadamente todos tenemos muchos para elegir. Sin duda, soy de los que piensan que todos los muertos son iguales, valen lo mismo, sea guardia civil, repartidor de refrescos, catedrático o concejal de cualquier partido. Pero para mí hay dos especiales: Miguel Angel Blanco, crónica trágica de una muerte anunciada y Ernest Lluch, asesinato de la inteligencia y la concordia. Dos caras que representan las de los ochocientos restantes. Muertos innecesarios, terribles, diferentes e iguales. Gracias, Dama del Arco, por este post que me dedicas, y gracias a tu amiga Amelia por su bello artículo, que ya en su momento intentó hacer justicia, consiguiéndolo.

mixina

.."desde esa valentía que sólo poseen los seres que creen en la libertad por encima de cualquier cosa, desde la entrega y la devoción que convierten a una causa en verdadera"..

No tuve la suerte de conocerle, de envolverme en su sabiduría. Pero sabes bien lo que pienso de las personas que no se encuentran fisicamente aquí, no es motivo para no seguir aprendiendo de ellas de manera infinita, de que nos acompañen cuando más lo necesitamos.
Vidas como las de Ernest Lluch hacen que la vida cobre un color mágico. Seres capaces de tranformar la corriente de la vida en su Voluntad, no han dejado nunca de sorprenderme.
Movidos por un amor infinito donde las únicas armas que eran capaces de lanzar en la batalla constante, eran las del respeto y envueltas en libertad. Libertad verdadera, digna de ejemplo para nuestras miradas.
Te Quiero, ya sabes lo importante que son estas personas en mi vida, el aliento que me dan.
Envio un beso infinito a Ernest.
Gracias por acercarme a Él.

mixina

Me dispongo a leer...casualmente coincido en el momento...
besotes
Te quiero mi niña

Los comentarios de esta entrada están cerrados.