« Ser padres | Inicio | Sueños »

16 junio 2005

Comentarios

ideas

Enhorabuena a los dos, por conseguir ese tandem, por ser capaces de tener esa comunicación tan especial...

Ernesto

Cuánto mejor me parece el mundo desde que sé que existes.

Has dejado en mi blog un elogio que me ha puesto la vanidad tal que así (Ernesto descoyunta sus brazos, abarcando en el aire el tamaño de un piano de cola):
"Expresar con belleza el sentimiento no es algo que se consiga a menudo. Tú lo has hecho muy bien, con cuidado, como una leve y profunda caricia. Gracias por estos textos". Más tarde, he leído tu último post. Y bien: escúchame, lo digo en serio, no acepto la impostura de quedarme tus palabras, como si las mereciera. Te las devuelvo, porque tú sí las mereces, exactamente ésas palabras y no otras que no encuentro y no expresarían mejor lo que me has hecho sentir. Sólo me quedo, permítemelo, la palabra "besos": no porque crea que los merezco, sino porque es besarte lo que he sentido el impulso de hacer, nada más leer tu post, como única forma de decirte, sin la insuficiencia de las palabras, "gracias".

Grial

Sin duda has tenido tanta suerte como Juan de conocer a una persona tan especial como hay muy, muy pocas en el mundo.
Felicidades a ambos ;)
Maravilloso post.
Un beso :)

Marco Polo

Es verdad, veintitrés años sin el más mínimo enfado, ni siquiera un leve atisbo. ¿Crees que somos normales?, ¿podremos conseguirlo durante 50 años?.
Yo creo que sí, aunque no me preguntes el porqué. Quizá porque conservamos alguna de esas características de la infancia que se suelen perder con los años. Tal vez porque pensamos que la amistad no debe exigir requisitos, ni siquiera la presencia física. O, sencillamente porque habitamos en uno de esos otros mundos que están en este.
Se pueden tener amigos, pero para formar parte de alguien hay que compartir ilusión, humor, y un toque de locura. ¿Vamos preparando una celebración de las bodas de plata? Marco Polo.

maite saitu

Desde un poquín más lejos...has hecho que mis ojos se llenen de un líquido que he conseguido que no recorra mis mejillas.
Yo sólo puedo decir, GRACIAS, porque entiendo tus líneas y sobre todo porque las siento. Y me parece que la vida cobra
algo de sentido, sólo, por cosas así...
TE QUIERO

Brisa

Yo creo en los sueños, creo en las causalidades, creo en la amistad y en el amor en cualquiera de sus manifestaciones y todos esos ingrediente se mezclan hoy de forma especial en este post tan lleno y tan bello, creo que es un post especial felicidades a Juan por tener una amiga como tú y a tí por tener un amigo como Juan y saber hacer estos regalos tan bonitos.

Un besito para los dos :)

Chusbg

Hermosa amistad, jugoso relato. Sánchez Ferlosio en el discurso que pronunció cuando le dieron el último premio Cervantes, habló mucho sobre el destino, y dijo que para él la mejor definición de destino se encuentra en el refranero, con un refrán demoledor, palabras de él mismo, el refrán es "El potro que ha de ir a la guerra, ni lo come el lobo ni lo aborta la yegua". Así es vuestra amistad ni los lobos ni las catástrofes pueden con ella, parece que vuestro destino es estar siempre juntos pero a traves de un hilo. Todos deberíamos tener amigos así, aunque es muy difícil. Suerte y un saludo.

gwydir

Sí tengo la gran suerte de tener un "Juan". Es una amistad de muchos años, nos separan muchas cosas pero sabemos que nos tenemos para lo que necesitemos. Muchas veces la relación se va forjando, se vuelve especial y no sabes muy bien por qué, qué ha sido la causa que te ha ligado tanto a esa persona.

Genial tu post, en cuanto lo leí me dije "esto me suena" ¡qué bonito!

rythmduel

No tengo ni quiero encontrar palabras. Sólo darte las gracias por la belleza que has creado.

amanda

He leído estremecida el relato. Es bello, y lo es más porque es real. Envidio tu suerte, tu suerte y la de Juan. Por teneros el uno al otro. Esa clase de relación tan especial es difícil de encontrar. Posiblemente sea también difícil de mantener. Pero ahí debe estar el mérito.
Un abrazo.

Roberto Zucco

Me ha encantado tu escrito. Supongo que estas cosas pasan. A mí no me ha pasado nunca nada así. Por otra parte, yo siempre he anhelado tener amigos, tan amigos como este que describes: esos que están dentro. Y siempre me hubiera gustado pertenecer a un "grupo", esto es, personas muy afines, que, a la vez, son prudentes y no se meten demasiado en tu vida, pero que siempre están ahí. No he tenido ninguna de las dos cosas, excepto en momentos puntuales. Me das, por lo tanto, envidia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.