« El descubrimiento del cielo | Inicio | Lágrimas de fuego »

21 agosto 2005

Comentarios

Ernesto

¡Qué placer regresar a tu casa y encontrarla a rebosar de esa sensibilidad que tanto eché de menos!. No te leo, te bebo. Aspiro con avaricia el aroma de tu alma pajareando por los rincones ("un olor de maderas/remotas de tus muebles") y me siento bien. (¡Eres mi "aromaterapia"!).

Roberto Zucco

Salinas, otro de los grandes. Volver a tu blog es volver a casa. Guapaaa!!!

Chusbg

Qué bonito, esa es la libertad que a todos nos gusta.
Copio la página de la ilustración me ha gustado mucho.
Un abrazo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.