« Shiké | Inicio | Un adiós de otoño »

08 octubre 2005

Comentarios

La hechicera de la luna

El texto genial, acompañado del puntazo de la foto menuda fuerza has conseguido con ambos, he disfrutado mucho leyéndote.

Gatopardo

Intenté dejarte anoche el aviso por si querías pasar a dejar un mensaje para la familia de Haro Tecglen, pero no me aceptaba el comentario; salía un letro en inglés de error.

Gatopardo

La enfermedad me resulta conocida, siempre está ahí emboscada en la satisfacción personal, en el egocéntrismo, en los viajes alrededor del propio ombligo, que es la gran tentación de la mayoría de los que escribimos.
Es un texto impecable. Felicidades.

Grial

Una historia que puede ser la de muchos..
Es más fácil engañarse a uno mismo que enfrentarse a la realidad, la verdad tiene muchos "fans" y pocos amigos ;)
Enhorabuena por el post y por la imagen, como siempre muy acertada.
Un beso :)

juan re

bonito texto. La imagen es tremenda. El juego de las mascaras es notable. Si te apetece leer un articulo sobre Hitler lo he colgado esta mañana
saludos

juan re

Roberto Zucco

Reiniciar la normalidad de mis lecturas blogeras, sustitutivas de la prensa diaria, tan empresarial y, por tanto, parcial. Empezar por tí, querida Dama del arco, admirada, querida... Como ya me pasó hace ocho meses, cuando te conocí y empecé a acostumbrarme a tus poemas, a tus textos admirables, cuando tus flechazos no me herían sino que me reconfortaban a diario. Esta mañana me levanto con ciertos bríos, y lamento el mucho placer del que me he privado. Voy a poner remedio, o, al menos a intentarlo. Flechado me tienes.

Iris

Lo verdaderamente triste es que aceptemos que es la historia de muchos hombres y mujeres. Puesto que preguntas, te responderé Rythmduel: no es mi historia, felizmente está lejos de serlo.
Besos.

rythmduel

Es una historia extraordinariamente bien escrita pero también una historia nada extraordinaria, porque en ella muchas mujeres (y hombres) pueden reconocerse. ¿Tu historia?

Besos desde la blogsfera.

Chusbg

Es el relato de una niña que se fue haciendo mayor y fue dejando en el camino, toda la fuerza con la que había empezado, podría ser la historia de cualquier persona, incluso la mía; este relato me hace reflexionar, todavía estoy a tiempo, todavía estamos todos a tiempo, no importa donde nos encontremos del camino andado,hoy es el primer dia de nuestra vida si de verdad queremos volver a empezar y buscar un poco de la verdadera fuerza que nos hará mejorar y crecer, que nos hará verdaderamente aprender y además de pulir nuestro interior, dará más serenidad a nuestro exterior. Quizá después nos gustemos un poco más y un día cualquiera al mirarnos al espejo podremos decir, no eres quien espero, pero te vas acercando. Felicidades por esta bella historia, y gracias por compartirla.
Un abrazo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.