« Un adiós de otoño | Inicio | Flechas sin retorno »

29 octubre 2005

Comentarios

Pablo Santiago

No estoy en la calle. Sólo he cambiado de agujero. El nuevo tiene mejores vistas para el 2006. Gracias, Iris, por "recordarme", aunque no entiendo lo de "flecha" y nunca te tuve por diana, creí que eras una buena arquera, pero parece que te has perdido en algún bosque. "Na fraga", decimos los gallegos.

Coincido 100% con Gatopardo: Gallizo estuvo en mi viejo gulag y no habló con los presos. Visita de rutina, rodeada de halcones. Paloma sobrevenida.

Sobre el comentario de Roberto Zucco: "conozco muy bien" a Mercedes Gallizo. ¿En serio, majo? Pregúntale entonces si conoce mis escritos, mis denuncias dirigidas a ella, o si sus pretores y halcones no se los han pasado. Por tus palabras, pasarías por político: "garantizarles" y "rehabilitación" son palabras proscritas en prisión. Como eso de la "vivienda digna" que dice que Constitución. Condena y castigo se conjugan más fácil en el hotel rejas.

Gatopardo

Siempre me emociona la ingenuidad de quien dice que un político habla desde la honestidad. Yo creeria en la honestidad de Mercedes Gallizo si su inquietud fuera tan grande que para encontrar la respuesta a su pregunta entrara una semana en la carcel como reclusa sin decir quién es, y tratara de conseguir droga, por ejemplo, de los presos con "destinos de confianza", que suelen ser los "camellos de menudeo" que distribuyen la droga que algunos funcionarios venden; los mismos funcionarios que se vengan distribuyendo castigos a los que no transigen con sus chantajes mafiosos.

Oda

Es triste lo que cuentas, Iris, y espero que Pablo conserve la serenidad para salir de esta situación sin que la prisión se le quede adentro. Muchas veces me pregunto si alguien puede creer de verdad que privar de la libertad hace mejor a los hombres; quizás vamos careciendo de imaginación y es más fácil mutilar y matar que educar y prevenir. Me temo que vivimos en espiral y se salvará sólo aquel que procure mantenerse lo más lejos posible del centro.
Según lo analizas, creo que tienes mucha razón, vivimos con un perenne perfil de suicida, orientados al individualismo, que cada vez me parece menos un elemento propio de una sociedad y sí en mucho de una tendencia cada vez más globalizada; quisiera estar equivocada. Un abrazo fuerte.

Ruben Zeceña, Neveu de Saint-Exupéry

El ser humano es parte de la humanidad, no somos islas en el océano, ...si una parte del continente se desprende a la deriva, hacia un océano, este continente, llámese Africa, América,Asia, Australia o Europa,lloraría porque una parte de él esta perdida, asi es que, cada ser humano que experimenta el desarraigo de la sociedad, vuelve cada vez menos humana a esta, porque ellos son parte de nuestra vida y de nuestras almas, de esa humanidad eternizada en sus aciertos y errores. Hagámos algo por cambiar y traer al seno de la humanidad a todos los que por una u otra razón somos actores de su desarraigo.

Egonauta

Desde la más profunda compasión por el sufrimiento ajeno, siempre he creido que el suicidio constituía, más bien, un ir hacia la muerte de perfil que sentirse impulsado por el tan manido perfil de suicida.... pero nadie es capaz de medir el sufrimiento de otros....... a veces ni el propio.

Egonauta

klimta

Me ha gustado mucho tu post. Yo también leí esa noticia y me quedé impresionada. En mi opinión la cárcel no es el lugar para "recuperar" "reformar" (???) nuestra sociedad enferma. Esta reforma, sino es cuestión física o de salud mental, empieza por una buena educación. Un bico.

Grial


Las cárceles no son más que mundos reducidos, espejos no deformados de nuestros errores y de nuestra sociedad enferma desde hace ya demasiado tiempo.....creo que está más que claro.
Un tema para pensar.
Un beso

odyseo

Creo que pones el dedo en la llaga y aciertas de pleno al diagnosticar la situación de las cárceles y las posibles consecuencias suicidas que se derivan. Lástima que ninguna autoridad parezca darle importancia y que muchos ciudadanos incluso consideren que mejor así.

Saludos

Roberto Zucco

Yo conozco muy bien a Mercedes Gallizo y sé que estas palabras están dichas desde la honestidad. Creo que este es un problema inmenso, porque los presos son "nuestros presos", valga la expresión, y el estado debe garantizarles la vida, adcemás de otras cosas, sin duda. Sobre todo, el estado debería garantizarles la rehabilitación, que es el objetivo final de la condena, y no el castigo.
Ay, Dama del arco, qué tiempos vivimos...!

Gatopardo

Sigue sin funcionarme el mail: te dejo este enlace http://gatopardo.blogia.com/2005/051801-torturas-bajo-custodia-del-estado.php
Aún no sabemos nada de las denuncias.
Un abrazo tiernísimo.

Gatopardo

"Me voy a suicidar, no porque quiera morir sino porque no quiero vivir así" Y así es el acoso, la amenaza, el maltrato constante, la humillación... Y los sádicos cuentan con el silencio de los funcionarios que no lo son, porque es la ley de la omertà.
Se me enciende la sangre con este asunto. Y has logrado expresar lo que a mí se me convierte en una pelota de angustia y me deja sin palabras.
El enlace que hay en "información de primera mano" está defectuoso: el que funciona bien es http://causaencantada.org/novas/rubrique.php3?id_rubrique=2
Por cierto, quiero hacer una llamada para recoger firmas para pedir el indulto de Pablo Santiago. ¡Que tiene narices que lo condenen por hacer periodismo de investigación!
Un abrazo tiernísimo.

Chusbg

Yo también tengo, bueno tenía, contacto con presos, y obserbaba que una cosa que gozaban mucho era simplemente que les dieras conversación que les tratases como a personas, ellos van perdiendo, se lo hacen perder, la dignidad de personas, y eso va quemando poco a poco, amén de otras muchas putadas, empezando por algunos con los que tienen que convivir, el poco caso que les hacen las instancias judiciales, parece como que hay una hipocrita máxima que dice que la cárcel es para reinsertarse y por otro lado, lo que se busca es venganza.
Es un problema difícil, el de las cárceles, no nos damos cuenta que muchos de los que allí están, saldran a la calle y si les hemos machacado luego ellos estarán rabiosos y también buscaran venganza y así nada puede ir bien. También debería ponerse más cuidado en la higiene y la transmisión de enfermedades, dándoles material adecuado, y no escatimándolo.
Por cierto, yo también me paré en esta noticia y estuve a punto de hacer un post. ¿Conoces una cosa que se llama FIES?.(fichero de internos de especial seguimiento)habría que reflexionar mucho acerca de ello.
Un saludo

amanda

Me dejas siempre pensando. Haces un análisis que, como tú bien dices, deberían hacer los responsables de esas prisiones en las que, casi con seguridad, si no hay más suicidios es porque no suelen tener los medios para llevarlos a cabo. Si ya es duro vivir en 'esa' libertad en la que vivimos los que no estamos, físicamente, presos, no quiero imaginar las condiciones de los que sí lo están. Independientemente del delito que les haya llevado hasta allí.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.