« Caricias vestidas de adioses | Inicio | Siempre »

18 febrero 2006

Comentarios

Chusbg

Hace algún tiempo que no visitaba tu casa, la verdad que rythmduel sabe donde debe dejar un regalo de tanta sensibilidad, tu casa es el blog de la gran sensibilidad, enhorabuena a los dos por esos textos que nos regalais.
Un saludo

Brisa

Hacía tiempo que no pasaba por aquí, pero es hermoso regresar y sentirse como en casa. El cuento es lindo, un regalo que sin duda mereces.

Un fuerte abrazo

Hyperion

Te he descubierto, por casualidad, mi blog se llama igual que otro que tienes. Espero que no te importe.
Me temo que nunca podré hacer uno tan bonito como el tuyo.

Calamity

Pues sí, es delicioso el cuento. Ay, Rythmduel, Rythmduel, qué delicadeza de sentimientos destila esa mujer. Que lejos tantas veces del común de los mortales...

Iris, perdona que no haya hecho "acto de presencia" antes, pero te vengo leyendo desde hace algún tiempo. Hoy me decido a dejarte un comentario por fin.

Me encantó verte por mi blog. Una sorpresa muy agradable. Y yo volveré por aquí a emborronar tus escritos con mis palabras, si me lo permites.

Un beso para ti. Otro beso para el poeta. C.

Ernesto

Estoy de acuerdo con el comentario de rythmduel. Y el cuento es... ¡delicioso!. (Los simples mortale somos de carne y hueso, pero el gran S. es todo poesía).

klimta

Precioso,sobre todo por lo bonito que es el cuento en sí y por lo bien que retrata los sentimientos, la sensibilidad que destila, me ha encantado. Te lo mereces Iris, disfrútalo.

rythmduel

Si hay algún lugar donde merezca estar este cuento, es en esta casa. Besos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.