« Siempre | Inicio | Una flecha encantada »

19 marzo 2006

Comentarios

kitarsem

No se como murió en mi el romantisísmo de la palabra, algún rayo la convirtio en fuego, y me perdi entre mis memorias, y mis relatos surgieron de la oscuridad, el tiempo marco mi cuerpo, y de mariposa a gusano fuí a transmutar, sin sentido, perdiendo mis palabras amorosas y dejando que la lujuria se apoderara de mí.........

Angelica

llegue aqui de pura casualidad... comence a ver las fotos, q denotaban sierto impacto en los escritos... para decri verdad solo lei en anterior... pero con eso me basto, para interpretar, lo maravilloso q seguramente son los demas.

Calamity

Pues yo me he quedado sin palabras. También he sentido ese no-sé-qué-qué-sé-yo al leer este precioso texto. No puedo decir más. He tenido que releerlo -esta vez en alto para que mi adorado también disfrutara de la magia- y acto seguido me he sumido en un silencio absoluto. Que nada perturbe este momento.

Un besazo. C.

Eska

He llegado aquí de pura casualidad mientras buscaba una foto para algo que he sentido y que me gustaría escribir. es genial ver un blog donde imagen y texto se fundan tan bien.

Chusbg

Primero lei el post y la verdad es que, eres la sensibilidad, eso pensé, pero después al final descubrí la canción, puse la canción y lei otra vez con ella de fondo, la sensación es increible, pensaste en todo, nada dejado al azar, el bello trabajo para el amigo ha sido completo. Me gustaría humildemente felicitarte por ello.
Un saludo

Roberto Zucco

No sé qué decir...
Sí lo sé, pero no lo digo ahora.
Lo diré pronto.
De momento: gracias por la belleza que me dedicas.
Ese beso.
Roberto.

amanda

Querida Iris, creo que Roberto puede sentirse orgulloso de tenerte como amiga, que cualquiera puede sentirse orgulloso de tenerte como amiga, en realidad.
Leyendo he sentido un nosequé que necesitaba decirte.
Enviarte un millón de besos, preciosa, eso también lo necesitaba.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.