« Una flecha dirigida | Inicio

09 abril 2008

Comentarios

cosmofonio

Llego tarde...

Tenía un texto precioso guardado en mi ordenador. De hace varios años. Por fortuna, también guardé la página donde encontré el texto. Y así he regresado aquí, el texto era, es, tuyo. Siento mucho que hayas terminado con el blog.

Sólo me queda leer todo lo que me perdí en su momento.

Un abrazo.

A.Dulac

Es la primera vez que leo en este sitio y ¡está ... cerrado!,cuando hay lo que aquí he podido un poco leer,lo siento pero no se podrá cerrar nunca;tardarás más o menos en volver pero lo harás Dama del Arco,para tí de una soñadora:

LA ALJABA

En el patio trasero hay una aljaba
desconchada y vieja casi sin tapa.
Una aljaba antigua que a mi me daba,
golosinas dulces con sabor a nata,
en vasijas guardada se quedo el alma.

A hurtadillas de niña, la mano entraba
por un jironcillo de aquella tapa,
obteniendo el néctar prohibido de la vedada.
Mi madre decía: "Qué no te vea junto a la aljaba,
o...,hablaremos tú y yo, no solo palabras"

Tercamente, una y otra vez a hurtadillas
el néctar codiciado yo alcanzaba.
Mágico maná guardado en la vieja aljaba,
que lentamente, con deleite, saboreaba;
procurando al volver, que no lo notaras.

¡Madre...,madre!,tengo la aljaba,
frescos los recuerdos, risa en la cara,
el corazón latiendo, la mano rauda,
buscando dentro por si quedaban,
golosinas dulces con sabor a nata.

Pablo Santiago

Iris. ¿Que pasó?

Judith

Si duda,
este espacio es para mí también un lugar especial.
Tus palabras siemore han tenido poder en mí. Han sabido llegar hasta mi corazón, y lo más importante me han dejado entrar en tí. Éste es sin duda, a un lugar al que acudo de vez en cuando para bucear entre tus sentimientos y empaparme de ti.
Me encanta que dejes cerquita la llave...
Yo también te Quiero mucho y te deseo mis abrazos más tiernos...

Jordi

Querida Iris,
el tiempo nos desborda a menudo con su fuerza silenciosa. Sin embargo, todo permanece. Aunque encerrado bajo llave no podrás evitar que lo visite ni que tu blog, o una parte de el, sigan respirando en mi interior. ¿Que haría sin el? Pero sobretodo: ¿que haría sin ti?
Todas esas horas que he pasado entre tus líneas, entre tus sonrisas y tus lágrimas, frente a tus ojos oscuros, siguen aquí junto a mi.
Te quiero

Los comentarios de esta entrada están cerrados.